viernes, 22 de julio de 2011

Nancy de Ayer y de Hoy

Hola a todos:
      La entrada de hoy va a ser un poco especial. He sido seleccionada para participar en un concurso de blogs sobre Nancy, convocado en la página de facebook cuyo enlace es     http://www.facebook.com/yolovenancy
      Casi no llego a tiempo de inscribirme, pero me arriesgué, mandé un e-mail y aquí estoy discurriendo sobre cómo voy a desarrollar el tema " Nancys de Ayer y de Hoy" en mi blog, que en eso consiste la segunda fase del concurso. En fin, lo haré lo mejor que pueda. ¡Suerte para todos y que gane el mejor!

     
       Aquella tarde me sentía un poco rara.
       Sí, me explico, hacía más de treinta años que no me compraba una Nancy.
       Casi me dio vergüenza admitirlo a la dependienta de la tienda de juguetes.
       - ¿Se la envuelvo para regalo?-
       -  Sí, gracias... - Y me callé el "es para mí".

        En aquella caja iban dos Nancys juntas, la antigua con el abriguito de visón y la Nancy New. Yo nunca había tenido una Nancy rubia, mi primera Nancy era pelirroja y llegó con su traje de colegiala . ¡ Qué diferente del uniforme de la New "en el cole"  ! Aunque también darían para muchos artículos los cambios que ha experimentado la escuela en estos cuarenta años.
         Ha pasado mucho tiempo y muchas cosas.

                                      Cambios, cambios y más cambios..., pero creo que hay una cosa que no ha cambiado nada: la ilusión que se siente al desenvolver una caja, abrirla, sacar la muñeca quitándole con extremo cuidado los múltiples enganches y ,finalmente liberada, olerla, fijarse en todos sus detalles. .. En mi caso pude comprobarlo, alegrándome enórmemente por ello.

         Y, sin saber cómo, me hice la misma pregunta que siempre me hacía cuando era pequeña: ¿ Qué piensan estas muñecas cuando descubren su nuevo hogar?


La Nancy "de ayer" enseguida se sintió como en casa, rápidamente le probé uno de los últimos vestidos que había hecho y, lógicamente, le sentaba como un guante.



         Sin embargo, a la Nancy New me pareció detectarle la típica cara que todos ponemos alguna vez cuando alguien se empeña en presentarnos a su grupo de amigos.


          "Solo tenemos una oportunidad para causar una buena impresión", no sé de quién es la frase, pero tiene más razón que un santo.
       
         Y eso que, por si acaso, Nancy New no venía con las manos vacías.






         El juego de tacitas fue muy bien recibido  y, una vez hechas las presentaciones, "mis anfitrionas" se pusieron manos a la obra para que las recién llegadas se sintieran como en casa.



      
         - Nos gusta mucho recrear épocas pasadas - dijo mi Pelirrojilla       












      




                - Esperamos que os guste la fiesta que os hemos preparado - añadió mi Negrita de pelo corto.


   
  

        Nancy New pensó:- ¡Vaya por Dios! Si lo hubiera sabido , me hubiera traído  alguno de mis disfraces o  mis vestidos de cuento...-.


         Pero antes de que pudiera decir nada, "mis abuelitas" rebuscaron por los arcones y encontraron este vestido. A ellas les venía un poquito largo. Claro, las niñas de antes eran más bajitas.














         Luego siguió la sesión de peluquería y joyería


                                                        y, finalmente... 
                         

                  y finalmente...
                                      ...tuve que dejarlo todo para hacer la cena.


        Increíble, durante toda la tarde me había aislado de todo, como en una burbuja. Los problemas, preocupaciones, etc... se habían ido y, cuando por la noche intentaban volver, la imagen de mis niñas los desvanecían y el sueño regresaba plácidamente.


        Claro está que uno no puede evadirse de todo a perpetuidad , pero de vez en cuando no va mal y yo sabía cómo hacerlo. Así pues, a estos vestidos siguieron otros y a estas tardes, otras... Ahora, incluso nos hemos embarcado en esta aventura de los blogs y hemos descubierto que no estamos solas en este "Mundo" y que podemos intercambiar  experiencias con personas muy interesantes.
         Después, la familia fue aumentando: la jeans, la chinita, las comulgantas... Y, allá para mayo, la reedición  de la primera Nancy, que, por cierto, ya ha estrenado vestido y se ha convertido en la imagen de mi perfil.

         - ¿Te la envuelvo para regalo?-
         -  Sí, por favor...es para mí- 
         La dependienta, y  ya también amiga, me obsequió con una sonrisa cómplice.  

          Manolina

















domingo, 17 de julio de 2011

Tiendas de todo a cien

 Hola.
 Hoy quiero dedicar esta entrada a proponer ideas.

 Cuando tengo tiempo me gusta recorrer este tipo de tiendas porque se parecen un poco a los bazares que había cuando yo era pequeña. En ellas te puedes encontrar de todo, inspirarte para nuevos proyectos, encontrar materias primas para hacer complementos o complementos  que parecen hechos "ex profeso" para nuestras muñecas....  y , normalmente por poco dinero. Por ejemplo, las muñequitas de porcelana en miniatura, las botas-llavero (aunque a veces cuesta encontrar los dos pies) o los sombreritos (yo los cogí en azul, pero hay de varios colores). También tenemos las mini peinetas de brillantitos que ya habéis podido ver en alguna foto de entradas anteriores convertidas en diademas. O la bolsita para guardar el móvil, que se convierte en una elegante bolsa de deportes o para ir a la playa.

               En lo que respecta a "materias primas" recomiendo especialmente las pamelas y el sombrerito de niño (color paja). Con ellas se pueden hacer multitud de sombreros para Nancy (véase entrada anterior o la del traje de Scarlet). Sólo hay que descoserlas y volverlas a coser dándoles la forma con la mano. Incluso puedes aprovechar el mismo hilo con el que iban cosidas, que suele ser transparente. Después se decoran con cintas de raso, tafetán, plumas, flores de tela, de bolillos, de ganchillo,etc. Eso sí, es importante ir "domando" la tira que se va cosiendo y orientarla en el sentido en el que queremos que se tuerza, dándole la forma adecuada estirándola con las manos.
          La visera blanca, seguramente acabará convertida en un sombrerito de la época romántica, para lo cual bastará con recortarle la forma y forrarlo con la tela adecuada. Ya se verá.
          Otros proyectos surgieron a partir de unos paraguas que compré hace unos tres años y que desde entonces no he vuelto a ver, quizá ahora se estén vendiendo en otras zonas de España.

La sombrilla con encaje de bolillos, en su día fue como el paragüitas amarillo que hay al lado. Cuando sacas los tensores de la tela del paraguas, puedes orientar las varillas como quieras

          Y finalmente os adelanto mi último proyecto : una escena de niños de la época victoriana con mamá o niñera incluida y en la que me vendrán muy bien las muñequitas de porcelana que os he enseñado antes y este carrito, que compré hace poco en otra de estas tiendas. La verdad es que le queda un poquito bajo para que lo lleve Nancy, pero como creo que no se quejará de sus riñones, pues que se agache un poco. O a lo mejor levanto un poco el manillar. No sé, ya veré qué hago.
Hasta otra guapetones/as

viernes, 15 de julio de 2011

Nancy Bolillos (A la tercera va la vencida)

Hola, ya estoy aquí de nuevo.
 Y es que para compensar tanta "antigüedad", demos un pequeño salto en el tiempo. ¿Qué tal unos treinta añitos de nada? ....
Pues adelante.
          Este fue mi tercer experimento bolillero-Nancyero










Hasta mañana.



Mis comienzos (continuación)

Hola.
Continúo sacando antigüedades varias.
Estos son de mi época "antidobladillos". ¡Qué se le va a hacer! A lo mejor un día me dedico a terminarlos como es debido, pero de momento me da una pereza enorme.



Como más de uno os habréis dado cuenta, a veces en estos primeros vestidos utilizo accesorios de los que venían en los conjuntos de Famosa. Por ejemplo, la pamela o los guantes de "Esperando al príncipe". O un velo que descubrí por casa y que me fue que ni pintado  para convertir uno de ellos en un traje de novia.
¡Hasta otro ratico!

jueves, 14 de julio de 2011

Mis comienzos

Hola.
Hoy repasando entre fotos y recuerdos me he encontrado con estos vestidos. Ya desde pequeña, y a mi manera chapucerilla, me ha gustado reproducir aquellos vestidos de las fastuosas películas de época. Ni qué decir tiene que el resultado no era exactamente el del modelo, pero para mí cada nuevo vestido suponía un avance importante. A continuación os pongo unas fotos casi en orden cronológico. 
Este es el primero que me quedó un poco decente, yo debía tener entonces unos diez años y no perdí mucho tiempo haciendo dobles o sobrehilados.
En mi segundo intento, fue el retal amarillo dorado el que me inspiró .


Me animé y fui a por el tercero. Aquí se nota la ayuda de mi madre y de su máquina de coser. La pamela es la del modelo Nostalgia, que me lo compré después.
Y ya termino con éste. Resultó que a mi madre le habían regalado estas puntillas y no salieron demasiado bien, por lo que acabé "agenciándomelas" para mis experimentos costureriles. Me pegué un hartón de coser volantes, pero me gustó tanto que hasta le hice una capa con otro retal que conseguí. Ahora que hablo de retales, me gustaría tener un recuerdo para una tienda de tejidos que había en la Calle San Honorato de Sabadell, la tienda se llamaba "Casa Tereseta". Todavía llegué a conocer a la Sra. Tereseta, entonces era ya una señora viejecita que solía pasearse por la tienda viendo cómo sus dependientas iban y venían con las piezas de tela y mientras tanto ella charlaba con las clientas. Se notaba que esa señora "vivía " el comercio. Pues bien, en ciertas épocas del año "Casa Tereseta" llenaba todas sus mesas de montañas de retales, cada uno marcado con sus medidas y el precio en números. Hago esta puntualización porque el resto del año las telas de pieza tenían indicado su precio por medio de letras, sí, he dicho de letras que seguían un código muy ingenioso que permitía actualizar los precios sin cambiar las etiquetas.  Cuando estas épocas de retales llegaban, iba con mi madre y mientras ella elegía para ella, yo me metía también a rebuscar en busca de inspiración. Todavía tengo algún retal de aquellos. TEMPUS FUGIT.
      Perdón por el rollo, pero de vez en cuando me sale (cada vez más frecuentemente, a mi pesar) mi vena de "abuela cebolleta."


domingo, 10 de julio de 2011

ENCAJES DE BOLILLOS PARA NANCY (Continuación)

Hola.

Hoy voy a continuar con otro de mis experimentos bolilleros que tienen como víctima a Nancy



   

sábado, 9 de julio de 2011

ENCAJES DE BOLILLOS PARA NANCY

                Hola, hoy me gustaría dedicar esta entrada a otra de mis aficiones: los bolillos.
                El mundo de los bolillos tiene muchos niveles, pero con el conocimiento de los puntos básicos se pueden hacer muchas cositas, por ejemplo para nuestras Nancys.
                Tengo compañeras que hacen auténticas maravillas, labores de envergadura con puntos complicados y que requieren mucha paciencia y habilidad. Son unas artistas.
                Yo, sin embargo prefiero cosas más pequeñas y , en principio más sencillas, aunque a veces me he metido en algunos berenjenales.... Y es que a veces me pasa como aquella anécdota que se cuenta del genial músico Juan Sebastián Bach, al que  a veces le encargaban obritas fáciles para ser tocadas por principiantes. Bach encontraba un tema musical interesante, en principio sencillo, y empezaba a desarrollarlo, pero llevado por su amor a la polifonía la cosa llegaba a complicarse en exceso y cuando el que le había encargado la "Obrita" veía el resultado, casi le daba un síncope. A lo que Bach respondía: -no se preocupe, sus dedos son tan sanos como lo míos, es cuestión de practicar.
                En fin, no es mi caso, aunque sí que a veces pienso "si lo llego a saber...", pero para entonces ya es demasiado tarde y la ilusión por ver el resultado final me guía hacia delante. Lo bueno es que como se trata de cositas pequeñas, consigo acabarlas.
                A continuación os pongo algunas fotos: